Persona Física

Lunes 16 de abril del 2012

A la hora de empezar un negocio por tu cuenta es más fácil constituirlo legalmente bajo el régimen de Personas Físicas. Una persona física es un individuo con capacidad para contraer obligaciones y ejercer derechos. Al iniciar un negocio, empresa, rentar bienes inmuebles, al trabajar independientemente o mediante un salario el primer paso es darse de alta en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) del SAT.

Para darse de alta en el R.F.C., existen diferentes regímenes donde deberá ubicar su actividad al momento de iniciar operaciones, los más comunes son:

  • Régimen Incorporación Fiscal. Este regimen va para todos aquellos emprendedores que tengan ventas menores de 4,000,000.00 al año. En el el SAT va de la mano con tu negocio año con año ya que te cobra menos porcentaje de ISR.
  • Salarios. Comprende a todas las personas que prestan un trabajo personal subordinado a otra persona (patrón) mediante el pago de un salario. El pago del impuesto a que se refiere este régimen debe efectuarse mediante retención que efectúen las citadas personas morales (patrones).
  • Actividades profesionales o por honorarios. Las personas que se dediquen a ejercer su profesión, arte u oficio de manera independiente como los abogados, médicos, dentistas, contadores, arquitectos, enfermeras, deportistas, músicos, cantantes, agentes de seguros y de fianzas, artistas y en general cualquier persona que sea contratada por honorarios y que deba expedir recibos cada vez que obtenga ingresos.
  • Actividades Empresariales. Persona física que desea mantener una actividad de tipo empresarial para aprovechar las ventajas del régimen de las sociedades mercantiles. Esto implica también mayores obligaciones fiscales.

Algunas de las ventajas de iniciar nuestra actividad como Persona Física pueden ser:

-No tenemos que desembolsar ningún capital social.

-Los gastos de constitución son muy reducidos.

-Las gestiones para iniciar la actividad son rápidas y sencillas.

 De los inconvenientes podemos citar:

-No hay diferencia entre el patrimonio empresarial y el personal.

-Nuestras deudas y/o obligaciones hemos de hacerlas frente con el patrimonio de nuestra actividad y con el nuestro propio.

-Pueden verse afectados los bienes de nuestro cónyuge si estamos casados en régimen de gananciales.

Únete a la discusión